Hiperlectura

Hipertexto lento

Los programas de partido

Etiquetas: henrik ibsen, un enemigo del pueblo.

18th June 2019

STOCKMANN.—Y ahora pretenden quitarme también el ejercicio de la profesión… ¡Así pudieran!… En todo caso los pobres sí me quedan…, los que no pagan. ¡Pero, Dios, también son los que más me necesitan! ¡Ah, y lo que es oírme, tendrán que oírme todos! ¡Día y noche predicaré en sus oídos!

JUANA.—¡Pero, Otto! Creo que ya has visto para lo que sirve predicar.

STOCKMANN.—Eres cómica realmente, Juana. ¿Es que voy a dejarles el campo libre a la opinión pública y a la compacta mayoría y a todas esas cosas? ¡Muchas gracias! ¡Y lo que quiero es tan claro y tan simple!… Yo quiero hacer que comprendan las cabezas que todavía no están desarrolladas que los liberales son el peor enemigo de todo hombre libre…, que los programas de partido ahogan todas las nuevas verdades…, que ese preocuparse sin cesar de la moral y de la justicia se le sube a uno a la cabeza de forma tal que al cabo termina por convertir la vida en un infierno. ¿No cree usted también, capitán, que esto se le puede hacer entender al pueblo?

HOLSTER.—Es posible, yo no entiendo mucho de esas cosas.

STOCKMANN.—Fíjese usted; ante todo, hay que exterminar a los cabecillas de los partidos. Un cabecilla de partido es como un lobo, un lobo hambreado… quiere vivir, necesita devorar anualmente tantos corderos. ¡Vea usted a Haustad y Thomsen! ¡Con cuántos corderos han acabado ya! ¡O los degüellan o los abandonan de manera que no sirvan para otra cosa que para propietarios urbanos o para suscriptores del Eco del Pueblo! (Se sienta en el borde de la mesa.) ¡Ven acá, Juana…, mira qué hermoso está hoy el sol! ¡Y también este aire fresco de primavera que nos entra por las ventanas!

  • Ibsen, Henrik. Un enemigo del Pueblo. Caseros: Gradifco, 2016.

Acerca de...

Hiperlectura

Hiperlectura es mi espacio de relectura.